METAMORFOSIS (agosto 2014 – mayo 2015)

METAMORFOSIS
Fotografías de http://maartina.com/

METAMORFOSIS ha sido un proyecto que, entre agosto de 2014 y mayo de 2015, me ha permitido encarnar a mis diferentes personajes interiores y realizar una serie de performances inspiradas en la personalidad y los valores de cada uno de ellos. Al mismo tiempo, ha sido la oportunidad de trazar un relato en busca de la propia esencia. LA ESSENZA.

La historia arranca en agosto del 2014 cuando mi mano roja, que desde marzo de ese año había sido mi signo de identidad (sobre todo a raíz de la acción frente a Venus), vuelve a ser normal. Yo intento infructuosamente recuperar su color, pero resulta imposible, puesto que lo que quiero expresar es la muerte de la creatividad por una desconexión con la Madre (lo Femenino). Esto se concreta en la frase MOM I MISS YOU, que se repetiré una y otra vez como llanto desesperado del artista huérfano. Esa misma frase me la escribo en el vientre cuando en septiembre de 2014 me planto en el Museo del Prado de Madrid y frente al Cristo de Velázquez muero metafóricamente. Desde ese preciso instante, se apodera de mi persona mi alter ego capitalista: ADRIEN PINE, quien será el responsable de organizar mi entierro y tomar el timón de mi proyecto artístico.

Ya desde su nacimiento se deja notar un fuerte contraste entre el Adrián Pino Olivera que el mundo conoció como el Novio de Venus, un enamorado de la poesía, y Pine, que es un mero hombre de negocios que quiere rentabilizar mi proyecto performántico. En el entierro, que se celebra en septiembre en La Contra, tiene lugar la confrontación de esas dos visiones: la Madre regresa con la intención de resucitar el cadáver a través de elementos naturales, pero el ritual no surte efecto y Pine se apodera finalmente de la escena.

A partir de ahí, PROVOCAACCIÓN ARTÍSTICA (el nombre de mi proyecto artístico) añade las siglas S.A. al final y se convierte en una empresa capitalista que, como tal, tiene como único objetivo generar ingresos. Para ello, Pine tiene la idea de crear un performer-producto que ofrece 6 experiencias performánticas exclusivas. Ese performer artificial es RED HAND, una suerte de muñeco de mí mismo y una perversión de la mano roja y su sentido poético, que de repente se convertía en una mera excusa de marketing. A través de dicho muñeco y de las intenciones comerciales de Pine, se reflexionaba sobre la idea de la reproducción en masa, la muerte de la creatividad en la cultura actual y la banalidad y corrupción e la cultura pop, todo esto sintetizado en la figura de Andy Warhol, ídolo de Pine.

Pero el proyecto de Pine fue un rotundo fracaso comercial, ya que nadie se interesó por las experiencias. Junto al vicepresidente perro Karl, intentaron repuntar las ventas con una campaña publicitaria hipersexualizada, pero la inutilidad de dicha campaña condujo al cierre definitivo de La Factory (la fábrica donde se creó a RED HAND, en clara alusión al mundo warholiano) y a la furia de la Troika, principal inversora del proyecto. Ahogado por las deudas y sin salida posible, Pine decide celebrar una subasta en la que vender los objetos de mis performances previas. Pero las RED HAND GIRLS, un grupo de anarquistas poéticas que ya habían empezado a dar señales de vida semanas antes, impedirán la celebración de dicho evento. Se cuelan como azafatas y una vez dentro, boicotean la subasta y le provocan a Pine un exorcismo poético, lo que lleva a la segunda metamorfosis: nace LOLA.

Lola es mi yo interior femenino revolucionario. Una chica que cree fielmente que la sociedad patriarcal y burocrática en la que vivimos se puede transformar a través de la poesía. Obsesionada con el hecho de crear un gran Jardín de las Delicias, Lola se pasea por Barcelona llevando a cabo acciones que desprenden Belleza, Amor, Arte. Es un soplo de Eros después de la fase oscura que trajo Pine. Lo que aquel representaba se encarna ahora en Alfa, el Estado, el enemigo que Lola debe combatir manteniéndose luchadora y confiando en que puede haber un despertar poético dentro de cada uno de los seres humanos que pueblan este planeta. Pero esa misión se ve abortada, porque Alfa y su oscuridad atrapan a Lola.

Empiezan entonces unos meses de ausencia personal y creativa que terminarán en mayo de este año, cuando reaparezco como OFELIA. Inspirada obviamente en el personaje de “Hamlet”, es la antítesis a Lola, en el sentido que es una chica que ha sido educada para comportarse como toca y que no se puede salir de la raya (del marco de Elsinor, que se convierte en metáfora del Estado, lo Normal, lo Institucional). Pero dentro de Ofelia late esa fuerza de la creatividad que ella y yo somos incapaces de reprimir y que es una respuesta precisamente a la presión ejercida por el entorno. Esto me permite introducir el tema de lo perfecto y lo imperfecto, lo correcto y lo incorrecto. Lo bello y lo siniestro, la base de mi expresión artística y el espíritu que respiran mis proyectos. La reaparición de Ofelia es una oportunidad para reconectar con dicha esencia y para ello me es necesario también visualizar el demonio interior, la furia: Gorgus se convierte en la otra mitad, la parte oscura.

Con su aparición, se introducen la Locura, la Destrucción de la Razón, el Delirio Surrealista. Barbie castiga a Ofelia por su comportamiento e intenta reconducirla a través del programa de estudios de la Barbie University, donde aprenderá a ser “la chica perfecta”. Pero Ofelia prefiera ser imperfecta. Las performances van tomando cada vez un tono más alocado, siento que estoy llegando al núcleo de mí mismo. Ese núcleo toma forma en una perla: La Perla del Diablo fruto de la unión de Ofelia y Gorgus a través de una boda alquímica. En esa perla está concentrado el carácter completamente delirante que me caracteriza como persona y como artista. La Locura fruto de la presión de un entorno asfixiante se convierte en mi razón de ser y de crear. Ofelia traga esa perla, esa esencia, y luego se suicida lanzándose al mar, donde ella muere y la perla estalla. Así da a luz una nueva era de locura, paranoia y psicodelia. Una era que es posible al aceptar que yo no sería quien soy sino fuera por todos mis miedos y por este mundo occidental asqueroso que pone trabas para seguir viviendo. Él me vuelve loco. Yo le suplico que no deje de hacerlo. Porque es mi única manera de trascender lo real, lo normal, lo obvio.

Así que, parafraseando el grito de Juana la Loca en la peli de Vicente Aranda: ¡LOCO! ¡ESTOY LOCO!

Y feliz

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s